Comunicado de Tras la manta ante el acoso policial a Vendedores ambulantes.

El Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes nos hace saber que, desde hace unos días, la presencia policial en Canaletes y Metro Liceu se ha intensificado de manera desproporcionada. La pasada noche del jueves, 10 furgonas de la unidad antidisturbios de la Guardia Urbana (USP- Unitat de Suport Policial) se ocuparon de que los manteros quedaran atrapados en el hall del Metro de plaza Catalunya y varios secretas identificaron y decomisaron a al menos 7 compañeros. Ayer mismo, otro desproporcionado dispositivo policial de al menos 8 furgonas entre Plaza Catalunya y Liceo volvió a acosar y decomisar a los vendedores ambulantes.

El sábado al acabar una concentración de miles de personas contra el TTIP y CETA, en un operativo similar y ante la mirada atónita de cientos de personas reducían y detenían a un vendedor ambulante que iba sin mercancía y estuvo algunas horas en comisaría. Y así, día tras día, nos vemos ante situaciones que entendemos de acoso y provocación por parte de la Policía de la Guardia Urbana a quienes intentan sobrevivir vendiendo en la calle como única opción posible de momento.

El verano se iniciaba con una vergonzosa campaña de criminalización de la venta ambulante, que incluyó personal contratado por el Ajuntament de Barcelona para repartir octavillas, carteles de propaganda callejera y hasta un Skatepark fantasma en la Barceloneta. La situación de este colectivo no ha cambiado concluida la estación veraniega, sino que ha seguido empeorando.

Como única solución a esta prohibición de la venta ambulante, los manteros se encuentran con una cooperativa supuestamente para ayudarlos donde sólo tendrán unos pocos de los 15 puestos ofertados, y que además ha designado igual número personas de Barcelona Activa a cargo del proyecto, en lo que podríamos llamar “atención personalizada” a un grupo reducido cuando lo presentaban como un “problema país” en rueda de prensa, tras las conclusiones unilaterales de la Taula de Ciutat. Estamos cansadas de esas operaciones de maquillaje político.

Conocemos de sobras la política de amontonarlos en alguna zona para visibilizar que son más de los que son y asustar a la ciudadanía con noticias alarmantes para justificar actuaciones desproporcionadas y no ha hecho más que encender la llama de la intolerancia y el racismo tanto desde medios de comunicación como en la calle. También denunciamos la manipulación de hacer pasar por pequeños comerciantes lo que realmente grandes Marcas. Exigimos el fin de esas políticas encaminadas a manipular la opinión.

Desde la Red Solidaria Tras la Manta sabemos que estas provocaciones policiales, que se han intensificado en los últimos días, están diseñadas para acabar siendo noticia del telediario con algunos breves segundos en el que algún vendedor ambulante responde a agresiones por cansancio y humillación, como es el caso de Sidil Mótcar, que aún está en prisión preventiva. Como vecinas de la ciudad, exigimos el fin del acoso policial y el respeto por los derechos de los vendedores ambulantes.

Mostremos la Barcelona que somos con las grietas y brechas reales entre ricos y pobres, locales y migrantes. No escondamos debajo de la Manta la pobreza existente y la falta de refugio en una ciudad refugio.

Sobrevivir no es delito apoyar a los Manteros tampoco.

Red Solidaria Tras la manta

Anuncios

Libertad para Sidil Moctar

Hoy, 24 de mayo de 2016, el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes convoca a una manifestación en solidaridad con el compañero encerrado en prisión preventiva y pide su libertad inmediata.

Horizontal Sidil Moctar

La prisión preventiva es un instrumento legal que se utiliza el doble de veces en población migrante que en población autóctona. Es una medida innecesaria e injusta, como alertó incluso el Ayuntamiento de Barcelona. Por ello exigimos que Sidil salga en libertad a la espera de un posible juicio, sin agravar el acoso que ya ha estado sufriendo junto a sus compañeros a base de constantes agresiones, insultos y provocaciones por parte de la Guardia Urbana de Barcelona.

¡Necesitamos vuestra solidaridad para lograr liberar a Sidil Moctar!

  • 18:45h Rueda de prensa de portavoces del Sindicato popular de Vendedores Ambulantes y el abogado que lleva el caso. Se hará frente a la prisión Modelo
  • 19:00h Concentración a las puertas de la prisión Modelo, calle Entença 155
  • Manifestación contra el racismo y la discriminación que está sufriendo el colectivo de vendedores ambulantes en Barcelona, hasta llegar a Sant Jaume
  • 21:00h Concentración en Plaça Sant Jaume, exigiendo libertad para Sidil Moctar

#LibertadSidilMoctar

Escándalos que tapan más discriminación (Cuando el sensacionalismo interesa más que la realidad)

Como viene siendo habitual en el trato mediático de la lucha de los vendedores y las vendedoras ambulantes de nuestra ciudad, las noticias surgidas en los últimos días representan poco más que otro intento, por parte de los poderes fácticos de Barcelona, de criminalizar la lucha de los trabajadores y las trabajadoras precarias, de las personas excluidas de esta sociedad por la Ley de Extranjería y de las personas que les apoyan en esa lucha tan digna como legítima.

Por eso, desde el colectivo Tras La Manta, consideramos importante responder a las acusaciones mediáticamente sensacionalistas, profesionalmente incoherentes y socialmente irresponsables que se han reproducido en los medios durante los últimos días.

Queremos denunciar la distancia entre la versión estrictamente policial de los hechos que aparece en los medios y lo que realmente ocurrió durante la tarde en cuestión. Se acusa a dos personas, una de las cuales es el concejal de la CUP de Barcelona Josep Garganté, de presionar al médico para que cambiara el informe sobre las lesiones sufridas por un compañero del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes. Sin embargo, tal y como se observa en el vídeo, las dos personas presentes no pidieron que el médico manipulara el informe, sino que cumpliera con la ética profesional haciendo constar la versión del paciente en condiciones de privacidad, sin la presencia (y por tanto la intimidación) de agentes de la Guardia Urbana durante su declaración. No sería ni ético ni normal que, en un caso donde una mujer herida declarara frente a su pareja que “cayó por las escaleras”, el médico lo tomara como la versión oficial de los hechos, sin preguntarle a ella en condiciones de privacidad que ratificara su versión de los hechos. Lo mismo es aplicable a este caso.

Porque el vendedor herido ha visto vulnerado uno de los derechos básicos recogidos en la carta de derechos de la sanidad catalana: poder hablar con el médico en un clima de intimidad y escogiendo la persona que le acompañara mientras es atendido. Según la Carta de Drets i Deures de la ciutadania en relació a la Salut i l’Atenció Sanitària”, publicación del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, punto 4: intimidad y confidencialidad, se recoge el derecho a la intimidad y privacidad del paciente y el derecho a escoger quién está presente durante la atención sanitaria. Si este derecho es importante incluso en casos de personas detenidas (recordemos cómo en el documental Ciutat Morta se relatan las revisiones médicas de huesos rotos y marcas de palizas con la policía al lado), aún es menos comprensible que un médico acepte la presencia policial durante la atención a un usuario que está en libertad, por lo cual la presencia de un agente sólo puede responder a la lógica intimidatoria.

Sin embargo, es francamente preocupante que la presencia de los agentes de la Guardia Urbana haya sido aceptada como algo normal por parte del médico. A su vez, los medios de comunicación parecen haber considerado normal que un agente grabe y haga difusión de la interacción entre un médico y las personas interesadas en la salud del paciente, violando así un principio básico del derecho a la intimidad.

Tristemente, nada de esto nos sorprende. Parece que todo vale a la hora de criminalizar a las personas más vulnerables de esta ciudad y a las personas que les apoyan en su lucha. Se decomisa material legítimamente comprado por los vendedores y las vendedoras (y no hablamos del material “falsificado” sino de selfie-sticks, artesanías u otros productos). Se identifica a quienes cuestionan las intervenciones policiales o defienden a los vendedores y las vendedoras. Se persigue a los trabajadores y las trabajadoras de forma violenta. Se miente sobre su trabajo en los medios. Se intenta destituir a los políticos que se posicionan públicamente con los vendedores y las vendedoras, como ocurrió en el caso de Llum Ventura (Barcelona en Comú) y ahora con Josep Garganté (CUP). Que ahora, además, se tolere la intrusión de los agentes policiales en la relación entre el médico, el paciente y las personas cercanas a éste es solo un avance más en la degradación de los derechos humanos más básicos.

Si lo que queremos es una Barcelona justa, solidaria y democrática, está claro que así, NO se puede.

 Captura

Carta de Drets i Deures de la ciutadania en relació a la Salut i l’Atenció Sanitària”

Un sueño roto – Lamine Sarr

La principal causa de la inmigración es como consecuencia del colonialismo. Colón ha capturado nuestros varones más fuertes, ha explotado nuestras tierras llenas de riquezas, ha dividido el continente y ha agrupado a razas enemigas que provocan la inestabilidad de la paz y el desarrollo. Ha dejado un sistema político peor en manos de gobernantes incapaces de dirigir un pueblo e incapaces de solucionar los problemas sociales. Por todas estas dificultades, la juventud coge el camino de Europa pensando mejorar sus condiciones de vida.

El trayecto no era fácil y, después de enfrentarte a varios obstáculos mortales, al cruzar la frontera duermes en el calabozo, y las próximas horas en un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros). Con todo el tiempo perdido en el camino encontrarás otras barreras.
La primera: saldrás del CIE con una orden de expulsión de tres años sobre tu espalda.
La segunda barrera, no tendrás derecho de trabajar sin papeles y, para conseguirlos, deberás tener un contrato de un año, después de estar inscrito tres años en un municipio.
La tercera barrera: la única opción que te queda es buscarte la vida como puedas, y así confrontarás la tarea más difícil con todo tipo de racismo, persecución policial y judicial.

Cierra tus ojos, tus orejas, y escúchame tranquilamente con tu sexto sentido. Que no se te pase nunca, ni por un segundo, en tu mente que estos políticos que dirigen el mundo, sienten lo que pasa en las fronteras y en los rincones más pobres. Porque ahora no son humanos, sólo les queda la forma física, pero su corazón esta muerto ya. No sienten el dolor del padre que mira a su mujer, a sus hijos ahogados frente a él, las familias separadas, gente caminando miles de kilómetros en el frío, la lluvia, con hambre y el trauma de las bombas. Estos hipócritas no creen, no saben, que se puede vivir con felicidad total en un mundo, sin fronteras, sin guerras y sin colonización.

Si tienes un poco un punto de vista de lo que esta pasando, te va a extrañar ese camino al que nos lleva este tren conducido por locos poderosos y sin piedad. Lo que sienten ellos es viajar día a día en aviones privados, dormir en hoteles de cinco estrellas, organizar seminarios inútiles gastando mucho dinero, pasar vacaciones en barcos de lujo con chicas famosas, engañar a su población y patear a los más pobres.

Al sacar un pie a la puerta de tu casa estás expuesto a todo tipo de peligro, hasta que vuelvas a poner el pie dentro. Muy nervioso por el aumento del latido de tu corazón, tienes que vigilar por todas partes la policía que vendrá corriendo a toda velocidad con sus palos y, de repente, cada uno busca su manera de escapar para salvar su cuerpo y sus mercancías. Si quieres entenderlo mejor, mira el documental de las panteras y los antílopes. La Ciudad de la Justicia era el paseo de los manteros, y cada juicio se justifica con una nueva multa. En la celebración del juicio, tus palabras no valen nada y sólo se considera la versión policial. La multa es desde 100€ hasta 2.000€ y, en caso de que te acuse la policía de golpes, puede llegar hasta los 10.000€. En ese juicio la función de la mayor parte de los abogados de oficio es tramposa, y te piden asumir las acusaciones. La mayor parte de los inmigrantes han perdido sus papeles después de cotizar años en la seguridad social ,y lo más increíble en este caso es que el problema que te impide renovar la residencia existía antes de lograr el primer documento. Pero es un montaje perfecto por parte del Gobierno para explotar a personas sin voz y sin defensa.

El peor lado de lo que te cuento es que hay personas en situación irregular durante más de quince años, sus padres y madres están muertos ya, se han divorciado de sus mujeres, los niños no conocen a sus papás, sólo oyen su voz por teléfono, tienen vergüenza de volver al país sin dinero, sin nada y a cada momento pueden ser expulsados. Algunos han perdido la vida en la frontera, otros tienen enfermedades mentales, sus familias están esperando desesperadamente su vuelta y quizá no los verán jamás en su vida.

Así pasaban las cosas, hasta que llegué al Espacio del Inmigrante, un espacio más grande que Marte y Júpiter, el espacio de la libertad, de la fraternidad, de la legalidad, de la diversidad cultural, y el colectivo Tras la Manta, tras el sufrimiento, tras la pesadilla cotidiana para levantar la voz de “los sin voz”. Por todo esto, hemos decidido organizarnos y salir de la oscuridad y de la invisibilidad donde nos tenían, y por eso decidimos construir el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes para denunciar el racismo, la discriminación, la persecución policial y la exclusión social que existieron desde el colonialismo y siguen aún presentes hoy.

Por favor, usted que tiene algo que aportarnos, tenemos la puerta abierta. Súmese y ayúdenos a conocer la alegría de la vida, a saber que la vida es bellísima, porque todavía tenemos la duda.

ovni-público
Intervención de Lamine Sarr en el Observatorio de Vídeo No Identificado:
La frontera como centro. Zonas del Ser y No ser.

No es una cuestión de guerra entre pobres.

En respuesta a declaraciones de la regidora del Distrito de Ciutat Vella, al final de esta entrevista, aclaramos:

Los y las vendedoras ambulantes no están estratificados en base sus privilegios, ni piden soluciones que les privilegie en detrimento de otros colectivos. No es una cuestión de guerra entre pobres.

Tras la manta le respondemos punto a punto:

No conozco exactamente al detalle en qué situación están los planes sociales, porque los lleva la concejalía de Derechos Sociales, pero sé que ya se han hecho entrevistas vinculadas a los planes de ocupación. Y esto va de la mano del aumento de la presencia policial.

No se trata sólo de presencia policial: las fuerzas de seguridad actúan en contra de los y las vendedoras. Cada día hay presión para no dejarles vender. Un goteo de multas, identificaciones, detenciones, decomisos. En estos momentos, hay vendedores que tienen que presentarse ante el juez por denuncia y aplicación de la reforma del código penal, la misma que criminaliza la pobreza.

Es importante que tengamos en cuenta que estos planes de ocupación y muchas de las medidas están orientadas a vendedores ambulantes que no tienen papeles, porque son los que están en situación de mayor vulnerabilidad. Los que tienen papeles, en realidad son vecinos de Barcelona como cualquier otro que está en el paro.

No es cierto que los y las vendedoras ambulantes con permiso de residencia estén en la misma posición que cualquier otra persona que se encuentre en situación de paro. En primer lugar, porque los y las vendedoras tienen que renovar su autorización de residencia y trabajo, lo cual implica cotizar al régimen de Seguridad social y si no se cotiza no se puede renovar y pierden la autorización de residencia. En segundo lugar, la integración laboral de este colectivo no es “igual” que para el resto de vecinos de Barcelona. Hay discriminación por razón de la procedencia a la hora contratar, el racismo es una realidad de la ciudad que hay que afrontar, las personas negras tienen menos posibilidades de ser contratadas, de alquilar pisos… El racismo existe y ellos y ellas lo viven cada día.

Las personas que tiene documentación no son un colectivo privilegiado dentro de los vendedores ambulantes. De hecho, hay dentro del sindicato personas que en el momento de renovar sus papeles tuvieron complicaciones debido a sanciones por venta ambulante. Tampoco creemos que la solución sea comparar a ver cual de ellos y ellas está en peor situación y, por lo tanto, es más merecedor o merecedora de un programa social.

Y lo que está claro es que en la gestión del espacio público, una cosa es permitir evidentemente cualquier movilización que se ampare en el derecho a la protesta, pero cuando esto lo que hace es dar cobertura a una venta irregular en la calle nosotros no podemos no actuar.

El Ayuntamiento está actuando. En los mercadillos rebeldes hay presencia de la Guardia Urbana y la tensión es muy alta. Además, los días siguientes hay una persecución de baja intensidad a través de multas, identificaciones, decomisos de mercancías y denuncias. No es cierto que no se actúe. Se actúa de otra forma, menos visible, pero igualmente se persigue.

Al revés. Una de las demandas que hacía el colectivo [de manteros] era hacer una cooperativa y tener un espacio fijo en el que vender, pero esto es implanteable hasta que como mínimo no se cambie la mercancía, porque no podemos autorizar la venta de productos ilícitos.

Los vendedores y vendedoras ambulantes reiteran su disposición a cambiar de mercancía. Esto ya estaba recogido en la lista de propuestas que se presentaron en la segunda mesa de ciudad. Además, no toda la mercancía que se vende es falsificada, hay vendedores y vendedoras que venden otro tipo de mercancía (no falsificada) y la persecución es exactamente igual.

RECORTE Propuestas Sindicato en la segunda mesa de ciudad

Y obviamente si habilitamos espacios serían para todos los vecinos, no sólo para un colectivo determinante.

Los vendedores y las vendedoras ambulantes no son un colectivo privilegiado que quiera soluciones en perjuicio del resto de colectivos que también se encuentran en dificultades. Los y las vendedoras no son unos egoístas que buscan soluciones a sus problemas en perjuicio de aquellos otros vecinos que legítimamente sí merecen soluciones. Sin duda, en la ciudad de Barcelona hay muchos otros colectivos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y desde Tras la manta nos solidarizamos con sus luchas. No es justo utilizar la pobreza y dificultades de otros colectivos como escudo, porque además ello repercute negativamente en la percepción que se tiene sobre los y las vendedoras.

La gestión del top manta es difícil. Hablamos de un colectivo que tiene un sector vulnerable y otro sector que según los cuerpos de seguridad es una red de distribución de mercancías.

Reiteramos que detrás de los y las vendedoras no hay redes de distribución, la mercancía la compran directamente.

La respuesta a la venta ambulante en Barcelona no puede ser la estratificación entre vendedores con papeles que deben buscarse la vida, vendedores sin papeles que deben entrar en la propuestas del ayuntamiento que aún no existente y vendedores ambulantes que pecan de ser distribuidores y deben ser perseguidos y criminalizados. La estratificación es justamente la base de la discriminación.

Es complejo, pero está claro que el espacio público no puede estar condicionado por un colectivo y menos cuando se han ofrecido alternativas, sobre todo a las situaciones de vulnerabilidad del colectivo.

El espacio público de la ciudad de Barcelona ya está condicionado y vendido en beneficio de aquellos colectivos que tienen el poder suficiente para implantar o modificar las políticas del Ayuntamiento sobre el uso del espacio público (terrazas, hoteles, comercios). El problema es cuando los pobres y migrantes, en el marco de sus precariedades, reivindican también su derecho al uso del espacio. Las reivindicaciones sobre la venta ambulante son una cuestión de distribución en una sociedad profundamente desigual, no es una cuestión de colectivos que quieran adueñarse de manera privilegiada del espacio público.

Tanto el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes como Tras la manta seguimos abiertos al diálogo para lograr un entendimiento y trazar una ruta positiva para todos. Pero no vamos a permanecer callados frente a un Ayuntamiento que ignora las propuestas del Sindicato Popular y sigue reprimiendo policialmente a vendedores y solidarias

La mesa de ciudad: un lavado de cara del Ayuntamiento de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona convoca a prensa para  presentar las conclusiones de la mesa de ciudad para abordar la venta irregular en la calle.

Es curioso cómo ese mismo ayuntamiento del cambio olvidó informar a entidades que forman parte de la mesa de negociación, como el Espacio del Inmigrante, la red Tras la manta o el mismo Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, de que ya hay unas conclusiones al respecto y que se van a presentar hoy.

Por ello, denunciamos:

  1. Que el supuesto Ayuntamiento del cambio anuncia a prensa que dará hoy las conclusiones de la mesa de negociación sin avisar a entidades que forman parte de ésta, ni al colectivo directamente afectado
  2. El “problema” de la venta ambulante irregular es tan “complejo” para este Ayuntamiento del cambio que con dos reuniones ya tiene conclusión para lanzar a la prensa
  3. El Ayuntamiento del cambio invitó a la mesa de negociación al Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, al Espacio del inmigrante y a la red Tras la manta sólo como lavado de cara populista, sin importarles nuestras intervenciones y propuestas
  4. Que no comunicar a los colectivos que están formando parte de la mesa de que ya hay una conclusión es una decisión política. Tienen recogidos los correos personales de las personas que participaron en las dos reuniones de la mesa, así como los correos de los colectivos.
  5. Que no llegamos a recibir nunca el acta prometida de la primera reunión de la mesa, diciendo en la segunda que “no hay acta”. Esto impide demostrar las propuestas entregadas y leídas en ese marco de negociación.
  6. Que está claro que para este gobierno municipal la consulta con movimientos sociales somos puro maquillaje, y siguen haciendo vieja política.

Viendo que no se ha tomado acta de las propuestas de  los colectivos presentes, y a la expectativa de lo que comunique hoy el Ayuntamiento de Barcelona, dejamos constancia de las propuestas, totalmente viables y asequibles, que presentó el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes a la segunda reunión de la Mesa de ciudad para abordar la venta irregular en la calle.

 

Propuestas Sindicato Popular