Solidaridad entre las que luchamos

Comunicado de Tras la manta respecto a las personas encausadas por defender derechos.

Una vez más hacemos llegar nuestra total solidaridad y apoyo a los compañeros Esteban y Josep que son llevados a juicio por intentar hacer valer uno de los derechos básicos de la Carta de la Sanidad Catalana, ante una vulneración sufrida por un vendedor ambulante que había sido herido en una redada policial: El derecho de ser atendido con intimidad y privacidad, escogiendo a la persona que quisiera que estuviera con él en la consulta. El paciente fue atendido con un Guardia Urbano dentro del consultorio y un dispositivo en las puertas de la sala y de la entrada del Centro de Salud. Hoy entendemos que obedecía a un montaje policial, ya que desde uno de los boxes se trazó una emboscada para nuestros compañeros.
juicio-esteban
Recordamos que el Vendedor Ambulante, que había sido trasladado en brazos por otro compañero al centro de Salud Pere Camps,  no estaba en calidad de detenido. LaCarta de Drets i Deures de la ciutadania en relació a la Salut i l’Atenció Sanitària, publicación del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya actualizada en 2015, en su punto 4: intimidad y confidencialidad, recoge el derecho a la intimidad y privacidad del paciente y el derecho a escoger quién está presente durante la atención sanitaria.

El paciente jamás debió ser atendido ante la presencia de un agente de la Guardia Urbana. Fue esto lo que nuestros compañeros le solicitaron verbalmente al Dr. Lage: “Que por favor revisara al paciente nuevamente sin presencia policial”. Algo que el médico que realiza la denuncia hoy a Esteban y Josep no sólo no atendió, sino que lo vio con total naturalidad o habitualidad, lo cual nos preocupa no sólo por este caso sino por muchos otros que se recogen en estos últimos años y que gozan de silencio mediático.

El médico se saltó todos los protocolos, la policía que filmó desde los boxes lo mismo, pero son nuestros compañeros los que hoy deben responder ante la Justicia como acusados de un delito que no cometieron.

Todas las personas que acudimos esa tarde al Centro de Salud pudimos ver con qué libertad la policía uniformada y también secreta se movía por las dependencias, entrando y saliendo y hasta amenazando a compañeros que iban llegando. También la Seguridad Privada pidió en varias oportunidades a los fotógrafos que se encontraban en la sala de Urgencias, que no utilizaran las cámaras, que estaba terminantemente prohibido tomar imágenes dentro del Centro de Salud. Sin embargo, no tenían las mismas precauciones de no permitir filmar dentro de los boxes, desde donde se organizó el montaje para grabar y criminalizar a nuestros compañeros.

La presión mediática ha ido un poco más allá, priorizando escándalos que tapan más y más discriminación hacia los Manteros. Cuando el sensacionalismo interesa más que la realidad, estos montajes permiten se desconozcan cuáles son nuestros verdaderos derechos. Y es entonces cuando prevalecen las versiones oficiales manipuladas para ocultar el racismo, la persecución y la judicialización de la protesta social.

Exigimos el fin de la persecución policial a manteros y activistas que nos solidarizamos con su lucha.


¡Solidaridad entre las que luchamos!
Absolución de las solidarias de la lucha.
Anuncios